Menu
RSS

Incitación al suicidio

  • Published in Opinión

  • Notice: Undefined property: stdClass::$numOfComments in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/com_k2/templates/default/category_item.php on line 54
    Be the first to comment!
  • Rate this item
    (3 votes)
  • Read: 765 times
Incitación al suicidio - 4.3 out of 5 based on 3 votes

Anduvieron bien las cosas en el uribismo hasta el día en que saltó a la escena José Obdulio Gaviria. Su inclusión en la lista al Senado, impuesta directamente por el doctor Uribe, con pleno derecho para hacer eso y cuanto le parezca en un movimiento que se lo debe todo, y no apenas el nombre, resultó gravísima equivocación. Que se ha puesto en evidencia al descubrirse que Gaviria es el promotor y dueño de la candidatura del otro Santos Calderón, la de “Pachito” como le llaman, a la presidencia de la República.

Independientemente de que tenga “Pachito” las condiciones de Hombre de Estado que el país reclama en estos azarosos momentos, el patrocinio dicho y la primera de sus actitudes, la de inscribirse solo, por anticipado ni concierto con los demás precandidatos ni con el propio Presidente Uribe, demuestra que le falta por completo lo mejor que se dijo en su homenaje, que es la sagrada virtud de la lealtad.

El Presidente y sus tres precandidatos supérstites, estaban de lleno dedicados a la tarea de definir la manera de escoger de los tres el que llevaría las banderas uribistas a la elección de mayo, cuando sin saber cómo ni a qué horas, Pachito inicia el proceso de recolección de firmas, a su nombre y por su cuenta, pero teniendo el buen cuidado de decirse el candidato de Álvaro Uribe Vélez. Obviamente, para crear el hecho y meter el movimiento en un proceso sin otra salida que esa, la peor de todas. La más peligrosa. La que dicho sea sin ambages, representa un suicidio político.

Sacar tres precandidatos a la calle a buscar firmas para una lejana opción que habría de decidirse en las elecciones de marzo, es una locura. Peor que una encuesta. Peor que cualquiera otra alternativa. Es abrirle espacio franco a un enredo seguro, y a una muy probable catástrofe. Pero “Pachito” y José Obdulio creen que es el camino que les conviene, y se echan a recorrerlo con una deslealtad pasmosa.

Tres personas que supuestamente comulgan con el mismo credo, que participan en la misma campaña, que buscan los mismos ideales, peleándose en las calles, las plazas, los mercados y comercios las mismas firmas, los mismos partidarios, la misma gente, constituirían el más lamentable caos que en política pudiera proponerse.

En esas consultas, como ya se vio en la dramática que enfrentó a Andrés Felipe Arias con Noemí Sanín, eligen los enemigos, los que buscan el candidato adversario más frágil, para derrotarlo sin problemas. “Pachito” sabe que en la consulta lo apoyarían los liberales y los santistas y los del Polo, y los de la U y de Cambio Radical. Teniendo por escoger el candidato que puedan derrotar, no vacilarían un instante. ¿Es a eso a lo que nos queremos exponer?

Recoger firmas es una tarea dispendiosa, costosa, plagada de riesgos y una invitación a los pleitos, las emboscadas jurídicas, los litigios interminables. Con la revocatoria de Petro quedamos avisados. Promover esta recolección, no solo para que los adversarios elijan nuestro candidato, sino para que los rábulas afilen su lápiz en este país de rabulerías, es un suicidio. Ya tendríamos suficiente con las firmas para un candidato, y para el Congreso. No más, por favor. No sigamos el calculado y desleal camino de Santos, el “Pachito”, y el de José Obdulio.

Read more...

Sobre diálogos frustrados

  • Published in Opinión

  • Notice: Undefined property: stdClass::$numOfComments in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/com_k2/templates/default/category_item.php on line 54
    Be the first to comment!
  • Rate this item
    (0 votes)
  • Read: 883 times

Parecerá increíble al desprevenido analista que un año después de establecidos los diálogos de paz, no sepan las partes sobre qué dialogan. El Gobierno insiste en que no han de tratarse sino los seis puntos en que se dividió la agenda. Las FARC replican que el documento acordado como tema ha de examinarse íntegro. La primera parte, alegan, contiene la luz que ilumina la segunda, los principios esenciales del debate, las motivaciones del acuerdo. De mil estudiosos de un documento, mil contestarán que no vale cercenarlo, mutilarlo, reducirlo a una de sus partes. Pero no vamos a dirimir conflictos, sino a mostrarlos. Y éste, enorme, es el primero de ellos.

Dijeron las FARC en el famoso discurso inaugural de estas sesiones, que habría de concederse espacio y tiempo a las negociaciones. Sobre todo tiempo. Cincuenta años de conflicto no se arreglan a las carreras, insisten. El Gobierno no dijo nada al principio. Y ahora se declara en urgencia. Las FARC anotan que todo el afán se debe a la oportunidad reeleccionista, que no va con ellas. Nuevo distanciamiento, radical e insalvable.

Dicen los terroristas que no pagarán un día de cárcel después de los acuerdos. Que no son culpables de nada. Que el Estado creó el conflicto. Que ellas han obrado dentro de una especie de estado de necesidad o en legítima defensa. El Gobierno quiere darles la razón y barruntamos que sobre el tema hubo acuerdo previo. El problema viene cuando los internacionalistas, sin que vacile uno solo, le recuerdan al doctor Santos que no pueden ser amnistiados ni indultados los delitos de lesa humanidad, ni los crímenes de guerra. El Gobierno le encarga a su contratista de ayer, hoy Fiscal, que le pula un verso para sacrificar aquel molesto mundo de los tratados, las doctrinas, los tribunales. Todo en vano. Cárcel más corta, o más benévola, o menos aflictiva. Pero sin castigo, no habrá acuerdo válido para la pesada comunidad internacional. Menudo lío.

También parece que hubo acuerdo para resolver la cuestión de las armas. De La Calle y Jaramillo tienen la fórmula: las armas no se entregan, sino que se “dejan”. Creyeron que los colombianos no advertirían el alijo. Pero resultaron menos tontos que lo presupuestado por gente tan avisada. Y al tema no se le ve arreglo.

Las dos partes ven a los bandidos en el Congreso. Los bandidos no solo se ven en el Congreso, sino en una Asamblea Nacional Constituyente. Es demasiado para el Gobierno. Y para los colombianos es demasiado cualquiera de las dos cosas, cuando la propuesta es que las garanticen a las FARC sin la pesadumbre de presentarse a unas elecciones. Y ganarlas con votos. No a bala. A los terroristas no les gusta ni la fórmula de un referendo amañado y armado. Quieren jugar a la fija. No hay solución a la vista.

Las FARC quieren que también les regalen medio país en el envoltorio de sus famosas Zonas de Reserva Campesina. Aquí cuentan con el aval de toda la izquierda criolla, encabezada por los curas De Roux y Giraldo. Y con la antipatía del resto de la Nación. Como nadie querrá ese vecindario, esa parte de los diálogos va como atollada.

El Gobierno no entendió que dialogaba con ricos. Con los más ricos del país. La cocaína les deja entre siete y quince mil millones de dólares al año. El oro, un poco más. Y el contrabando de gasolina y las extorsiones les cuadran la caja menor. A esa plutocracia armada no se la contenta con centavos. El diálogo no ha llegado a esa cuestión espeluznante.

En suma, un año después esto no ha empezado. Por eso creen amigos y consejeros del príncipe que es hora de pararse de la mesa. Lo que no saben es con quién juegan esta mano de póquer.

Read more...

Sobre diálogos frustrados

  • Published in Opinión

  • Notice: Undefined property: stdClass::$numOfComments in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/com_k2/templates/default/category_item.php on line 54
    Be the first to comment!
  • Rate this item
    (0 votes)
  • Read: 1 times

Por: Fernando Londoño Hoyos

Parecerá increíble al desprevenido analista que un año después de establecidos los diálogos de paz, no sepan las partes sobre qué dialogan. El Gobierno insiste en que no han de tratarse sino los seis puntos en que se dividió la agenda. Las FARC replican que el documento acordado como tema ha de examinarse íntegro. La primera parte, alegan, contiene la luz que ilumina la segunda, los principios esenciales del debate, las motivaciones del acuerdo. De mil estudiosos de un documento, mil contestarán que no vale cercenarlo, mutilarlo, reducirlo a una de sus partes. Pero no vamos a dirimir conflictos, sino a mostrarlos. Y éste, enorme, es el primero de ellos.

Dijeron las FARC en el famoso discurso inaugural de estas sesiones, que habría de concederse espacio y tiempo a las negociaciones. Sobre todo tiempo. Cincuenta años de conflicto no se arreglan a las carreras, insisten. El Gobierno no dijo nada al principio. Y ahora se declara en urgencia. Las FARC anotan que todo el afán se debe a la oportunidad reeleccionista, que no va con ellas. Nuevo distanciamiento, radical e insalvable.

Dicen los terroristas que no pagarán un día de cárcel después de los acuerdos. Que no son culpables de nada. Que el Estado creó el conflicto. Que ellas han obrado dentro de una especie de estado de necesidad o en legítima defensa. El Gobierno quiere darles la razón y barruntamos que sobre el tema hubo acuerdo previo. El problema viene cuando los internacionalistas, sin que vacile uno solo, le recuerdan al doctor Santos que no pueden ser amnistiados ni indultados los delitos de lesa humanidad, ni los crímenes de guerra. El Gobierno le encarga a su contratista de ayer, hoy Fiscal, que le pula un verso para sacrificar aquel molesto mundo de los tratados, las doctrinas, los tribunales. Todo en vano. Cárcel más corta, o más benévola, o menos aflictiva. Pero sin castigo, no habrá acuerdo válido para la pesada comunidad internacional. Menudo lío.

También parece que hubo acuerdo para resolver la cuestión de las armas. De La Calle y Jaramillo tienen la fórmula: las armas no se entregan, sino que se “dejan”. Creyeron que los colombianos no advertirían el alijo. Pero resultaron menos tontos que lo presupuestado por gente tan avisada. Y al tema no se le ve arreglo.

Las dos partes ven a los bandidos en el Congreso. Los bandidos no solo se ven en el Congreso, sino en una Asamblea Nacional Constituyente. Es demasiado para el Gobierno. Y para los colombianos es demasiado cualquiera de las dos cosas, cuando la propuesta es que las garanticen a las FARC sin la pesadumbre de presentarse a unas elecciones. Y ganarlas con votos. No a bala. A los terroristas no les gusta ni la fórmula de un referendo amañado y armado. Quieren jugar a la fija. No hay solución a la vista.

Las FARC quieren que también les regalen medio país en el envoltorio de sus famosas Zonas de Reserva Campesina. Aquí cuentan con el aval de toda la izquierda criolla, encabezada por los curas De Roux y Giraldo. Y con la antipatía del resto de la Nación. Como nadie querrá ese vecindario, esa parte de los diálogos va como atollada.

El Gobierno no entendió que dialogaba con ricos. Con los más ricos del país. La cocaína les deja entre siete y quince mil millones de dólares al año. El oro, un poco más. Y el contrabando de gasolina y las extorsiones les cuadran la caja menor. A esa plutocracia armada no se la contenta con centavos. El diálogo no ha llegado a esa cuestión espeluznante.

En suma, un año después esto no ha empezado. Por eso creen amigos y consejeros del príncipe que es hora de pararse de la mesa. Lo que no saben es con quién juegan esta mano de póquer.

Read more...
Subscribe to this RSS feed
Notice: Undefined offset: 1 in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/pagination.php on line 18

Notice: Undefined offset: 1 in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/pagination.php on line 34

Notice: Undefined offset: 2 in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/pagination.php on line 34

Notice: Undefined offset: 3 in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/pagination.php on line 34

Notice: Undefined offset: 1 in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/pagination.php on line 18

Notice: Undefined offset: 1 in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/pagination.php on line 34

Notice: Undefined offset: 2 in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/pagination.php on line 34

Notice: Undefined offset: 3 in /home/63/77/3037763/web/templates/gk_news/html/pagination.php on line 34